ENTREVISTA JORDI MOLLÁ

Jordi Mollá

 

Comenzó su trayectoria profesional  como administrativo, pero lo dejó para  estudiar  interpretación teatral. ¿Fue  difícil  tomar esa decisión? ¿Se sintió  apoyado  en  aquel  momento?

Mis padres me apoyaron, pero a cambio de ver en mí un interés real en dedicarme a ser actor. Aquellos cinco años de administrativo fueron un calvario para mí. Sabía que mi vida no iba por esos derroteros, pero la interpretación era un campo arriesgado y sin ningún tipo de garantía para mí. Tuve mucha suerte desde mis inicios, aunque nada ha sido un camino de rosas al fin y al cabo.

 

En  sus  inicios representaba  obras  en   el Teatre Lliure e  intervino  en algunas  series de  televisión. Su  debut  en  el  cine llegó de la  mano  del  gran  Vigas  Luna  en  “Jamón jamón”,donde  compartió  cartel  junto a  otros compañeros como Javier  Bardem  o Penélope  Cruz. ¿Cómo  surgió  su  participación  en este  proyecto?

Había terminado el instituto del teatro y ya tuve la suerte, repito, de trabajar junto a enormes profesionales en el teatre lliure y poder trabajar en televisión en uno de los primeros culebrones de la época en Catalunya. Después de dos años de teatro y uno de televisión, hice una prueba para “Jamón, Jamón”, donde había unos 150 candidatos para mi papel. Me parecía imposible que el personaje llegara a mí, pero llegó. Bigas Luna se enamoró de mi mímica haciendo ver que me comía una tortilla de patatas. Tras un par de pruebas conectamos al cien por cien.

 

Ha  trabajado  bajo  de la  dirección de genios del celuloide como Pedro  Almodóvar, Bigas  Luna, Ricardo  Franco y Gerardo Vera. ¿Qué  le han aportado cada  uno de ellos   en   su  faceta  profesional?

Todos los directores, incluso con los que no he estado “de acuerdo” me han enseñado algo o yo he aprendido algo de ellos. Resumir el qué es difícil. En el caso de Bigas Luna, él fue más que un director para mí, fue un mentor vital del que aprendí quién quería ser. Ricardo Franco era un ser excepcional, rabioso, poético y de gran humanidad. Pedro Almodóvar es un adjetivo de su creación en sí mismo y nada de lo que le ha ocurrido en su carrera es fruto de la casualidad. Hay miles de horas de dedicación y trabajo detrás de sus películas. Gerardo Vera, en cambio, es un gran intelectual y hombre de la cultura con una enorme dote para analizar el alma en sus películas o, por lo menos, en las dos que yo hice con él.

 

Ha declarado  “no tener  nacionalidad”. Parece  ser  que  tener  este  punto de vista le ha  favorecido  a lo largo de su carrera, en  la  que  hemos podido verle tanto en Hollywood como en Italia  o en la India….

Mi vida y mis viajes me han hecho conocer muchas culturas, muchas calles, muchas personas, muchas formas de hacer las cosas. Digamos que ese desarraigo de tu casa, de tu ciudad, de tu país, hace de ti una persona sin nacionalidad concreta, por decirlo de alguna manera. Ser “ciudadano del mundo” puede parecer fascinante, pero tiene una parte muy dura. Al final uno puede llegar a pensar “¿Donde está mi casa?”. Gracias a Dios tengo los pies muy en el suelo.

 

¿Nunca siente la sensación de “echar raíces”?

Hasta día de hoy las únicas raíces que echo allí por donde voy son conocidos, amigos de verdad y la creatividad que dejo en todo lo que hago.

 

¿Cuáles de sus producciones internacionales le ha enriquecido más como actor?

“Blow” supuso un salto muy fuerte para mi carrera, sentía incluso vértigo. Sinceramente, no pensaba que algo así pudiera llegar a ocurrir, pero ocurrió. A partir de ahí, con más o menos dificultad, se fue abriendo el surco de producciones internacionales, gracias también a hablar ingles, francés, italiano y español. El campo de proyectos se fue ampliando pudiendo trabajar en Estados Unidos, Inglaterra, Latino América, España, Italia, Francia…

 

¿Hay algún papel que haya llegado a suponer un antes  o un después en su carrera?

“Jamón Jamón” fue mi primera oportunidad, después, con más o menos dificultad, llegó “Historias del Kronen” de Montxo Armendariz, donde se me volvió a recordar hasta que llegó “La Buena Estrella”, que hizo de mí un nombre en mi país. Más tarde llegaron otras producciones muy interesantes en España durante mi carrera hasta finales de los años 90 cuando en el 2000 llegó “Blow” de Jonathan Demme junto a Johnny Deep y mi amiga Penélope Cruz.

 

En 2002 dirigió su primer largometraje” No somos nadie” y repitió experiencia con “88”. ¿Tiene entre manos algún nuevo proyecto de dirección actualmente?

Sí, tengo un proyecto en desarrollo para rodar fuera de España, pero todavía es pronto para hablar de ello. La dirección es algo que me fascina y que llevo dentro desde que dirigiera mi primer cortometraje “Walter Peralta” cuando tenía 24 años. Quiero decir que no es algo que haya surgido en mí de manera espontánea, sino más bien después de mucho trabajo y determinación. Realizar una película es un esfuerzo colosal.

 

También puso  su  voz a un personaje del videojuego “Call of Dutty .Black Ops ll”. ¿Cómo fue la experiencia  en este tipo de doblaje?

 Me divertí mucho haciéndolo. Poner voces es algo que siempre me ha gustado. Ya de niño era capaz de imitar a los vecinos del lugar donde veraneábamos. Tenía una gran facilidad para “poner voces” así que prestar esa dote a un videojuego me pareció algo nuevo y muy entretenido.

 

Además  de director  y  actor, también  es  escritor  y  pintor. ¿Queda  alguna  faceta  artística más que le gustaría  desarrollar?

Me apasiona la música. Estudié solfeo, tocaba la batería en un grupo durante 5 años y estudio opera desde hace 4. También he compuesto algunas canciones para mi segunda película como director. La música suena en mi casa y allí a donde voy casi las 24 horas del día. No descarto ese campo, pero necesito encontrar el tiempo.

 

 ¿En  qué  se  inspira  Jordi Mollá  a la hora  crear  en el  cine? ¿Y en la  escritura?

Me inspira la propia vida, la fantasía, lo que acontece en el mundo, o tal vez mis recuerdos. Una forma de ver la vida, o de imaginarla como a uno le gustaría o la percibe. No hay nada en concreto que me inspire y al mismo tiempo todo me inspira. Soy una esponja absorbiendo conceptos, situaciones, personas….

 

¿Qué  intenta  transmitir  a través  de sus  pinturas?

No me lo propongo mucho, sí es cierto que pienso muchas horas en lo que voy a hacer, pero al final el resultado puede que no tenga nada que ver con lo que había pensado. No intento transmitir un mensaje claro, aunque muchas de mis obras tienen un significado irónico sobre ciertas cosas o incluso sobre mí mismo. Cada cuadro es un mundo, un mundo que ni siquiera yo mismo conozco perfectamente en el momento de desarrollarlo.

 

Recientemente, estuvo en Marbella presentando  su  exposición “Clasic Pop” y asistió a la Global Gift Gala, donde   donó  una de sus obras  para  ayudar a los más desfavorecidos. ¿Qué  le impulsó a formar parte de este reconocido evento solidario?

Sobre todo, el equipo de Eva Longoria y Eva en sí. Son gente muy trabajadora, muy dotada, organizada, sensibles y humanos. Me pareció un campo común conmigo y con los propósitos muy claros. Ayudar a la gente que lo necesita. Yo ni siquiera soy muy consciente de a dónde concretamente van las ayudas, pero poco me importa. Veo el interés real en los ojos de Eva y de su fantástico equipo.

 

Aunque se  considere  un” hombre de cine”, ¿cómo  puede  definir  su andadura  de más  de 20 años  en las  artes  plásticas?, ¿cómo llego a él y de qué manera puede  describirnos  esa experiencia vivida?

 Yo he sido y soy creativo desde que era niño. Para mí, inventar algo nuevo era mejor que disfrutar de un juguete. Los juguetes me los inventaba yo, así que esa dimensión creativa de poseer un fondo basado en la fantasía fue crucial para mí. De adulto continué haciendo lo mismo: materializar fantasías y creaciones que solo existen en mi cabeza y que traduzco en cualquier formato, sea escritura, actuación, música, pintura o realización de películas, cortometrajes y videoarte. La creatividad para mí es un aliado del que nunca me podré separar. Es mi naturaleza.

 

¿Dónde será su nueva exposición? ¿Qué temática y técnica tratará?

Todavía no lo sé. Tampoco sé qué temática o técnica abordaré. Como dije antes, para mí todo es una incógnita hasta que empieza a tomar forma la idea que anda hirviendo dentro de mi cabeza. Entonces explota y ahí intento encontrar los campos donde poder mostrarla. Cada escenario o lugar necesita de un tipo de obra en concreto. La sensibilidad y percepción artística es una cosa muy geográfica

 

¿Cuándo podremos verle próximamente en la “Gran pantalla”?

Tengo cuatro películas pendientes de estreno, algunas de ellas se verán en España ya que son producciones americanas de cierta envergadura y otras no, porque imagino que tendrán una distribución más propia del lugar donde se produjeron y realizaron como, por ejemplo, Italia o México. Aún así, sigo rodando ahora mismo junto a compañeros del calibre de Kevin Costner Gary Oldman o Tommy Lee Jones. Un lujo de reparto.

Leave a Comment

Powered by WordPress | Deadline Theme : An AWESEM design.